Archive for 20 abril 2011

¿Impreso o imprimido?

04/20/2011

He aquí un típico debate que se repite cíclicamente en nuestra oficina y en tantas otras, suponemos. La salomónica solución a esta incógnita contentará a todos aquellos que no pretendan ser poseedores únicos de la verdad.

Según la RAE:
Dobles participios: imprimido/impreso, freído/frito, proveído/provisto
Los únicos verbos que en la lengua actual presentan dos participios, uno regular y otro irregular, son imprimir (imprimido/impreso), freír (freído/frito) y proveer (proveído/provisto), con sus respectivos derivados. Los dos participios pueden utilizarse indistintamente en la formación de los tiempos compuestos y de la pasiva perifrástica, aunque la preferencia por una u otra forma varíe en cada caso (véase el Diccionario panhispánico de dudas, s/v imprimir, freír, proveer):

  • Hemos imprimido veinte ejemplares / Habían impreso las copias en papel fotográfico.
  • Nos hemos proveído de todo lo necesario / Se había provisto de víveres abundantes.
  • Las empanadillas han de ser freídas dos horas antes / Nunca había frito un huevo.

También se puede consultar en el DICCIONARIO PANHISPÁNICO DE DUDAS:
Imprimir. ‘Marcar sobre papel u otra materia [un texto, un dibujo, etc.] por medios mecánicos o electrónicos’ y ‘dar a alguien o algo [un determinado carácter, estilo, etc.]’. Tiene dos participios: el regular imprimido y el irregular impreso. Aunque existe hoy una clara tendencia, más acusada en América que en España, a preferir el uso de la forma irregular impreso, ambos participios pueden utilizarse indistintamente en la formación de los tiempos compuestos y de la pasiva perifrástica: «Habían impreso en su lugar billetes de a cien» (GaMárquez Amor [Col. 1985]); «La obra […] circulaba dos años después de haber sido impresa en una ciudad protestante» (Trabulse Orígenes [Méx. 1994]); «En total se han imprimido 35 000 carteles» (Mundo [Esp.] 11.11.96); «Esta obra ha sido imprimida por La Torre de Papel» (Prensa [Nic.] 21.10.97). En función adjetiva se prefiere en todo el ámbito hispánico la forma irregular impreso: «Contempló una vez más la imagen impresa en la tarjeta postal» (Martini Fantasma [Arg. 1986]).

Conclusión: el uso de ambos es correcto, por tanto todos llevamos razón.

Anuncios

Historia y uso de las Capitulares

04/18/2011

Las capitulares, también llamadas letras capitales, son esos bellos tipos, más grandes que el cuerpo del texto y habitualmente adornados, con los que comenzaban los textos manuscritos en las épocas anteriores a la imprenta y que después, tras la invención de la misma, siguieron empleándose para embellecer y dar elegancia al libro. A efectos prácticos, se puede definir una letra como capitular cuando ésta sea mayor que las letras de caja alta o baja que la acompañan.
Los antiguos manuscritos romanos están escritos con las letras capitales romanas (Capitalis Quadrata) y rústicas (Capitalis Rustica), que con el paso del tiempo se transformaron en letras redondeadas que dieron origen a las unciales. En estos manuscritos no había separación entre las palabras (scriptura continua), lo que dificultaba su lectura; la costumbre era que la letra inicial de cada párrafo se hiciera en el margen de la página para facilitar la legibilidad del texto. Con el tiempo, a medida que el escriba iba teniendo más espacio disponible, fue haciendo esta letra de mayor tamaño y con diversas formas y adornos, dando origen a las capitulares que hoy conocemos.
Para conocer más ampliamente su historia y ver algunos ejemplos, podéis visitar  www.unostiposduros.com, donde se habla extensamente de la historia de las mismas. Traemos este tema a nuestro blog con la intención aclarar algunas normas de estilo para el buen uso de estos atractivos tipos, que, dependiendo del libro, otorgan elegancia y un agradable punto nostálgico.

  • La letra capitular debe estar alineada con las líneas del texto que acompaña, ocupando entre 2 y 3 líneas en total. Si está muy adornada, es mejor que coincida la parte superior de la letra
  • En cuanto al color de la misma, aunque sea una capitular adornada, se prefiere que armonice con el texto para equilibrar el peso visual de la letra
  • La capitular no tiene por qué estar dentro del párrafo, también puede ir en el margen derecho cuando éste tenga espacio suficiente. Es una fórmula habitual en poesía.
  • Si la capitular lleva algún signo de puntuación antes (admiración, comillas…), este signo también debe ponerse en el mismo formato.

Para más información: http://guindo.pntic.mec.es/jmag0042/capitular.html

PDF accesible y lectores de pantalla

04/15/2011

Una de las ventajas de los libros en formato pdf frente a los libros en papel es la posibilidad de llegar a un gran número de lectores a muy bajo coste, gracias a la facilidad de distribución mediante la red o el correo electrónico. Sin embargo, para que los contenidos de este tipo de archivos sean accesibles para personas sin visión o con otros tipos de minusvalía, han de cumplir una serie de requisitos. Algunas de estas características (similares a los que se dan para hacer páginas webs accesibles) son las siguientes:

  • Debe ser un  documento etiquetado (“tagged”), es decir, que incluya tanto el contenido del documento como información sobre su estructura lógica y del orden de lectura, de forma que el documento pueda ser leído correctamente por los lectores de pantalla.
  • Ha de proporcionar un texto descriptivo (texto alternativo). Es la manera en la que los lectores de pantalla pueden ofrecer información sobre las imágenes del documento.
  • Debe incluir metadatos que aporten información del documento. Cuanto menos es imprescindible indicar el idioma en el que está escrito, ya que los lectores de pantalla pueden leer los documentos de diferente manera según se esté usando un idioma u otro (pronunciación, acento, entonación…).
  • Es importante que incorpore marcadores e hipervínculos que faciliten la navegación a lo largo del documento.

Como vemos, estas características están orientadas principalmente a personas sin visión que utilizan programas denominados lectores de pantalla. Uno de los más extendidos es Jaws, de la compañía americana Freedom Scientific. Menos sabido es que Acrobat Reader tiene la opción “leer en voz alta”, aunque solo lee en inglés a no ser que se tenga instalado otro idioma de lectura por otros programa o plugins (si probáis a leer un documento en castellano en Acrobat comprobaréis que el resultado es calamitoso). Aquí podéis encontrar la fichas técnicas de algunos de estos productos.

Desde Lumen Gráfica, en nuestro afán por ampliar los significados de la palabra “libro”, hemos comenzado a trabajar con los archivos pdf para crear libros que garanticen el acceso a todas las personas que lo requieran.

Más información:

http://www.discapnet.es/web_accesible/wcag10/wai-webcontent-19990505_es.html

http://www.inteco.es/Accesibilidad/Formacion_6/Manuales_y_Guias/

PD: Gracias a Pedro porque, aunque quizá él no lo sepa, es un gran factor motivación en este proyecto.

¿Sólo o solo? Nuevas normas de ortografía

04/01/2011

La no utilización de la tilde en la palabra solo y en los demostrativos es una de las recomendaciones que hace explícita la nueva ortografía de la RAE. Ya en 1959 la Academia acordó que la tilde de la palabra sólo y de los demostrativos no era obligatoria y a partir de entonces dejó de añadirla en sus publicaciones. Ahora aconseja no usarla porque “es innecesaria”, aunque matiza que “no se condena usarla” y se permite limitarla a los casos de posible ambigüedad.

Os dejamos aquí un enlace con información añadida y un gráfico con los principales cambios introducidos.

Nueva Ortografía de la RAE

http://www.cincodias.com/articulo/sentidos/RAE-publica-nuevas-normas-ortografia/20101105cdscdscis_3/


A %d blogueros les gusta esto: